Los que aman, odian – Ocampo y Casares

agosto 11, 2013 at 12:13 am (De la nada...)

”-Mi sobrino se pasa las horas jugando en ese barco. Para mí es un misterio que no se aburra. ¿Qué hará allí, solo, todo el día?
-Para mí no es un misterio. Ese barco me da ganas de ser chico.”
La prueba terminó. Ya pasó la hora y contabilidad aburre como nunca. ”A que no te animás a tirarle el papel a Alexis”, digo mientras señalo una bolita apoyada sobre el banco.
Los bancos puestos en círculo nos dejan al fondo a nosotros, y todos los demás a los costados. Por algún motivo Alexis sentado en el medio.
-¡Ese valió 100!- casi como un grito. Valía por 1000, fue justo a la cabeza. Pasé la hora libre siguiente jugando a tirar bolitas de papel mientras los demás jugaban al tutti frutti.
Denle bola a los libros, nos dibujan la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: