Canción biológica

diciembre 4, 2014 at 11:00 pm (De la nada...)

La oreja en el pecho cual púa sobre el disco. Un pulso claro, dos corcheas y un silencio, repetidas infinitamente, dándole ritmo a la sinfonía. Una melodía de pocas notas, con arreglos que salen desde los más profundo, reposan en dos acordes que son una exhalación y una inhalación constante con un suspiro al final de cada estribillo.
Se siente un poco tonto. Tan buena orquesta solo para él, y pone Salta la Banca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: