Cosas que nacen en la playa

diciembre 31, 2013 at 12:01 am (De la nada...)

Puedo extrañarte y estar bien

Fueron más de las dieciocho cuadras que había pensado las que llevó la flor caminando como un romanticón enamorado. Fueron como veintitrés, más o menos.

Fueron más o menos veintitrés las cuadras que tardó en decidirse qué hacer, si quedar bien con la novia o hacer lo que el corazón realmente le pedía.

Fueron veintitrés cuadras, un reencuentro cariñoso hasta que decidió no decidir:

–          ¿Quedo bien con vos o hago lo que realmente quiero hacer?

–          ¿Qué querés hacer?

–          ¿Me acompañás?

Dio unos pasos, evitando mojar la mochila, pero entrando a una medida respetable. ‘’Feliz navidad’’, al compás en el que la flor se iba flotando mar adentro.

 

 504

De las cosas más lindas, es que cuando te querés ir, el otro no quiera que te vayas. Utópica esta frase, porque nunca tenés ganas de irte, es una mentira, siempre preferirías quedarte dormido y ver qué onda al día siguiente.

Siempre preferirías que el momento fuera infinito, no sé si estaría tan copado, pero en la mente ‘’sounds good’’. Qué se yo.

Por eso la parada del bondi es una bosta. Es que no te da opción ni tiempo, es peor que la espada y la pared. Estás hablando, y de repente llegó el bondi y se fue.

Si el amor es infinito, la parada del bondi es el anti amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: