Harry Potter y la Orden del Fénix

junio 28, 2013 at 6:43 pm (De la nada...)

Parecía que Sirius tardaba una eternidad en caer, su cuerpo encorvado de forma elegante mientras se hundía de espaldas a través del velo roto que colgaba del arco.

Harry vio el aspecto asustado y sorprendido del ahora desgastado rostro de su padrino, hacía tiempo bello, mientras caía a través del antiguo portal y desaparecía tras el velo, que se elevó por un momento como si un fuerte viento soplara, y volvió a su lugar.

Harry escuchó el grito triunfante de Bellatrix Lestrange, pero sabía que no podía significar nada… Sirius solo había caído a través del arco, aparecería en cualquier segundo…

Pero Sirius no aparecía.

-¿Sirius!- gritaba Harry – ¡Sirius!

Había llegado al suelo, su respiración entrecortada. Sirius tenía que estar justo detrás de la cortina, él, Harry, tiraría de él…

Pero cuando comenzó a correr hacia la tarima, Lupin sujetó a Harry por el pecho, frenándolo.

-No puedes hacer nada, Harry…

-¡Cógelo, sálvalo, simplemente está del otro lado!

-Es demasiado tarde, Harry.

-Aún podemos llegar hasta él…- Harry se retorcía entre sus brazos, pero Lupin no le dejaba ir…

– Ya no hay nada que puedas hacer, Harry… nada… se ha ido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: