Una vez y cada tanto

junio 20, 2013 at 1:25 am (De la nada...)

-Sacá unas entradas para un recital bien punga. Mentalizate que no te lo podés perder. Ni siquiera aunque juegue Boca, porque estos tipos tocan nada más que una vez por mes a treinta cuadras de tu casa.

-Guarda la entrada en un bolsillo, las llaves en el otro, y la SUBE si querés llevala en la mano. Nada más y largate. Es más, dejá el reloj, que es incómodo para ir a un recital. Salí temprano, porque sin la hora perdés el sentido del tiempo un poco. Casi como un bebé.

-Andá con alguien que te caiga bien: treinta minutos de ida y treinta de vuelta, más la espera solo, sin celular, ni libro, ni nada, puede ser bastante aburrido.

Nada eso, andá por la vida sin saber la hora, con algo para hacer, y sin que te importe a qué hora termina, ni si el TT del momento es ”Se murió Kristina” o ”Riquelme se rompió los cruzados”.

Volvé al siglo XX. Volvé a tu infancia. Una vez. Cada tanto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: