La carrera de inodoros

julio 26, 2011 at 8:45 pm (Cuentos)

Estaba sentado en el sillón de la casa del amigo, a punto de jugarse un Bayer Munich – Milan, versión PS2, y la necesidad llamó. ”Tengo que cagar” dijó, y se fue corriendo.

Sentado en el hermoso inodoro color azul marino, pensó: ”¿y si esto te pasa en la ruta Tierra del Fuego – Tucumán?”. Cual Homero Simpson, ideó en cinco segundos el auto-inodoro.

A la semana siguiente, estaba fabricado, listo para salir a la calle: un auto, normal como cualquier otro, pero con inodoros en lugar de butacas. Pero como todo invento, tiene actualizaciones, al mes se inventó una nueva versión: el inodoro descapotable, y al toque el inodoro-moto.

Tanto fue el progreso, que se inventó el inodoro Fórmula 1. Se corrían carreras de inodoros, incluso el propio inventor de los autos inodoros corría ese tipo de carreras.

Y en la final de mundo de Inodoros-F1, mientras corría la recta final, el auto del padre, que era en el que el pendejo estaba soñando todo esto, chocó, ¡qué piña se pegó! tan fuerte que al pibe le dio amnesia, y nunca pudo terminar: ”La carrera de inodoros”.

Anuncios

2 comentarios

  1. Santiago said,

    tal vez no tenga mucho que ver con el post en si, pero siempre sospeché que matt groening tiene grandes inquietudes sobre los inodoros y su ubicación.

  2. fgiucich said,

    La importancia de un inodoro en carrera. Muy novedoso. Abrazos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: