Y como es el tercero decidí agregar la categoría

diciembre 26, 2010 at 10:10 pm (Cuentos)

Lo curaron de lo que sabían que tenía, y no de lo que sabían que iba a tener. Estuvo en el paraíso unos meses: una pastilla le curaba sus ganas de gritar gol, sus ganas de hacer ruido. No tenía problemas, la pastilla le permitía ignorar todo.

Pero pronto descubrió que lo habían curado de lo que no importaba. El efecto de la pastilla se fue y entró en la realidad. No tenía problemas en sus cuerdas bucales, tenía problemas en su corazón. Se movía desaforadamente, los médicos lo sabían, y nunca se lo quisieron decir, o tal vez si.

La cuestión es que el se dio cuenta, y sufrió. Vivía en un mundo de alegría inmensa, pero dormía en las tinieblas. Era amigo de Dios, y también de Satanás. Era feliz, pero también un sufrido. Ya no estaba en el paraíso, estaba en la Tierra misma, la de los mortales.

Lo veía siempre, los médicos se lo dijeron, pero el nunca lo aceptó. Era una realidad que no había aceptado nunca, era una realidad que vivía desde hacía años y llegaba hoy.

Era por ser poético, porque es hoy, y lo seguirá siendo. Por un largo (o corto) y deseado tiempo será feliz y al mismo tiempo sufrido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: