” El Barrilete Cósmico”

octubre 21, 2010 at 12:13 pm (Homenajes)

Ayer a la noche fui a comer afuera. El lugar: Kansas. Era el cumpleaños de mi tío favorito (y no lo digo sólo porque me invito a comer), a quién le deseo que siga el año como lo empezó, y sorpresivamente fui invitado a comer. Fui con muchas espectativas a un lugar que sólo conocía de nombre, pero tenía una crítica excelente.

Llegamos y había un lindo tiempo de espera, el cual mágicamente desapareció, como si nosotros fuesemos invitados de honor, a los cuales no se los puede hacer esperar. Todo un milagro. Entramos, y como en todo lugar nuevo, lo primero que hice fue mirar el techo, nada del otro mundo. Al instante baje la mirada y todo cambió. Vinoteca, copas colgando, madera brillosa, antorchas con fuego (que no era fuego, sino papel quemándose), sillones muy cómodos, en fin, un lugar excelente.

Enseguida, luego de haber elegido la mesa contra la ventana, llegó el mozo. Nos trajo la carta, nos preguntó que ibamos a tomar y se fue. Al rato volvió, trajo las bebidas (se olvidó una cerveza que trajo más tarde), y nos pidió si podíamos decirle que ibamos a comer: una enorme cantidad de platos de los cuales probé todos. Ribs (que fueron cambiados por bondiola porque costillas no había), ensaladas, papa rellena con múltiples quesos, más el postre que tiene mención especial.

Comí como Dios manda, mientras todos se reían de como apreciaba yo mi muy querida comida, y mientras sentía una leve lástima por esa hamburguesa que mi prima no fue capaz de terminar. Me sentí lleno, pero use el poco lugar que me quedaba ocupado en gran parte por la fabulosa salsa barbacoa marca registrada, y la papa, que sin dudas fue la mejor papa que comí en mi vida, para comerme el salmón que no se podía desperdiciar. Por un momento me sentí como dice mi Bobe ”un tacho de basura” pero con la diferencia de que ella come para no tirar y yo porque me gusta.

Aguardamos unos momentos (el servicio del lugar era muy bueno pero estaba lleno), y volvió el mesero con la carta del postre. Menos mal, que no pedimos las ridículas frutillas con crema que ofrecían (quién puede ser el infeliz que pide frutillas con crema en ese lugar), y si pedimos los postres con helado de vainilla , a pesar de que a mi prima, como casi todas las cosas, no le gusta. Y digo menos mal, y aca era a donde quería llegar, porque el postre que pedimos, es sin lugar a dudas lo mejor que se pueda comer jamás. Es el Maradona de los postres, es un Barrilete Cósmico, es hacer un gol de rabona de mitad de cancha, es el gol a los ingleses, es simplemente increíble. Cuando salí me pregunte si la propina no se la merecía el cocinero en lugar del mozo, pero ya era tarde.

Un día como ayer, además de que Maradona jugó su primer partido en primera división, yo comí en Kansas él Brownie de banana.

Aclaración: esto entra dentro de la categoría homenajes por tres motivos: a mi tío, por su cumpleaños, al Brownie, por ser lo más grande que hay después de Boca, y al cocinero, que se llevó mi corazón.

Anuncios

5 comentarios

  1. yami said,

    jajajjajajajajjajaja , lei solo lo de acalaracion depsues lo leo todo:P

  2. yami said,

    lo lei todo 😛 jhjajjaja

  3. gladys said,

    me alegro que la hayas pasado bien.barrilete

  4. CLAUDIO said,

    ME ALEGRO QUE TE HAYA GUSTADO. CUANDO REPITAS NO TE OLVIDES DE TU TIO FAVORITO

  5. P said,

    tenes alma de gordo! (y me diste hambre)

    P.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: